Todos somos víctimas de la obsolescencia programada

¿Qué es la obsolescencia programada?

Es una estrategia comercial que consiste en reducir la vida útil de un producto o servicio, de tal forma que tras un periodo de tiempo calculado por el fabricante, se torne obsoleto o inservible.

¿Cuál es su origen?

bernard-londonEste concepto se remonta a 1932, cuando Bernard London propuso terminar con la crisis de la gran depresión a través de la obsolescencia programada y propuso acortar la vida de los productos, lo que animaría el consumo y la necesidad de producir mercancías.

Brooks StevensAlcanzó su mayor popularidad en 1954 cuando Brooks Stevens, diseñador industrial de EEUU, dio una conferencia sobre lo que suponía la nueva producción en masa y lo que implicaba económicamente una producción más barata y con precio más bajos, utilizando de este modo el término de obsolescencia programada.

¿Cómo se produce la obsolescencia programada?

Desde la fase de creación de los productos, ya sea por fallos en el diseño, por usar materiales no adecuados, o mediante un chip de control.

¿Quién lleva a cabo esta práctica?

caricatura-consumismoLas grandes corporaciones de forma planificada, introducen la obsolescencia en su estrategia de producto, con el objetivo de generar a largo plazo un volumen de ventas derivado de reducir el tiempo entre las repetidas compras, dicho en otras palabras, el lucro económico.

Tipos de obsolescencia programada

1) Obsolescencia de función: Se da cuando un producto sustituye a otro por una funcionalidad superior.

2) Obsolescencia de calidad: Es cuando el producto se vuelve obsoleto por un mal funcionamiento programado.

3) Obsolescencia de deseo: Ocurre cuando el producto, aun siendo completamente funcional y no habiendo sustituto mejor, deja de ser deseado por cuestiones de moda o estilo, y se le asignan valores peyorativos que disminuyen su deseo de compra y animan a su sustitución.

¿Qué es la obsolescencia percibida?

Es una variante de la obsolescencia programada que se produce cuando los comerciantes a través de la publicidad, crean en el consumidor la necesidad de poseer el último modelo lanzado.

¿Cuáles son las consecuencias?

VertederosCuando desechamos los productos electrónicos, estos reaccionan con el agua y la materia orgánica liberando tóxicos al suelo y a las fuentes de aguas subterráneas. Y ahí es cuando la contaminación se torna más seria.

Profesionales de la salud detallan los problemas que suponen para el organismo materiales como el plomo (perturbaciones en la biosíntesis de la hemoglobina y anemia, incremento de la presión sanguínea, daño a los riñones, abortos, perturbaciones del sistema nervioso y disminución de la fertilidad del hombre), el arsénico (que resulta letal), el selenio (desde sarpullido e inflamación de la piel hasta dolores agudos), el cadmio (diarrea, dolor de estómago y vómito severo, fractura de huesos, daños al sistema nervioso, e incluso puede provocar cáncer), el cromo (erupciones cutáneas, malestar de estómago, úlcera, daños en riñones e hígado y cáncer de pulmón), el níquel (afecta los pulmones, provoca abortos espontáneos).

Uno de los dispositivos que más preocupa a ambientalistas son los teléfonos celulares, los cualesbasura-tecnologica contienen en sus baterías componentes altamente tóxicos como: el litio, el níquel o el cadmio. Según los cálculos de los organismos internacionales, de los 2.5 millones de toneladas que se generan en todo el mundo anualmente, tres cuartas partes sirven para la fabricación de baterías, estas son utilizadas en teléfonos, computadores, automóviles, etc.

Soluciones

Francia ha sido el primer país en tomar medidas contra la obsolescencia programada, pero no el único en darse cuenta de la importancia de alargar la vida útil de los dispositivos electrónicos. En Alemania, el partido de Los Verdes presentó hace poco un estudio y propuso algunas soluciones, mientras en Bélgica se adoptaba una resolución al respecto en el Senado.

Un acercamiento ha sido a través de las leyes. Por ejemplo en la India en 2011 se aprobó una Ley de Basura Electrónica que responsabiliza a las empresas de hacerse cargo de todo el ciclo de vida de los productos electrónicos, desde el diseño hasta su reciclaje una vez que deja de funcionar.

Otra alternativa ha sido pensar y favorecer dispositivos reutilizables. Recientemente Google y Motorola presentaron el “Proyecto Ara”, un Smartphone modular en el que se pueden reemplazar piezas. De este modo podrías actualizar la batería o el procesador del equipo sin tener que desechar todo el dispositivo.

Aquí les dejo este excelente documental comprar, tirar, comprar, que todos deberíamos ver, dirigido por Cosima Dannoritzer’s

FUENTES: WIKIPEDIARTVE, ELDIARIO.ES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *