Salvar la Tierra

Rusia planea salvar la Tierra de asteroides con bombas nucleares

Salvar la Tierra del impacto de un asteroide es la misión de un grupo de científicos rusos de la Universidad Estatal de Tomsk.

Corría la noche del 1 de enero de 1801 cuando el astrónomo Giuseppe Piazzi encontró un objeto en la constelación del Toro mientras trabajaba en la composición de un catálogo de estrellas. Piazzi comprobó en las siguientes noches como el objeto se movía sobre el fondo estelar y comentó el hallazgo con la prensa y otros astrónomos.

La primera idea es que se trataba de un “nuevo planeta” porque la órbita era consistente con el planeta que “faltaba” entre Marte y Júpiter, una hipótesis planteada por Johannes Kepler y después por Isaac Newton. Observaciones posteriores comprobaron que se trataba de “Ceres”, el primer asteroide registrado. Desde ahí se descubrieron los siguientes “Palas, Juno y Vesta” hasta que la mejora de la observación espacial, telescopios y viajes espaciales, ha logrado localizar miles de ellos.

Hoy se calculan en 11.000 los asteroides que potencialmente podrían amenazar nuestro planeta aunque el riesgo de impacto con la Tierra difiere según su categoría, tamaño y órbita.

salvar_la_tierra_3

Existen otras hipótesis, pero la caída de un asteroide es la idea más extendida para explicar la extinción de los dinosaurios. Y mucho creen que se volverá a repetir, solo sería cuestión de tiempo, si bien los científicos dicen que sólo 39 asteroides van a acercarse lo suficiente como para plantear una seria amenaza para la vida en la Tierra durante los próximos dos siglos.

Por ello, científicos de la Universidad Estatal de Tomsk, junto a colegas de otros institutos científicos, han sugerido la neutralización de los objetos espaciales potencialmente dañinos con bombas nucleares. Con la ayuda del supercomputador SKIF Cyberia han simulado un “ataque nuclear” contra un cuerpo celeste hipotético con un diámetro de 200 metros, similar al asteroide Apophis, que se acercará a la Tierra a una distancia de 38.000 kilómetros en 2029.

Sería necesaria una explosión equivalente a un megatón de TNT para destruir un objeto de este tamaño. Esto es unas 50 veces más potente que la bomba atómica lanzada sobre Hiroshima en 1945. El ataque se realizaría cuando el asteroide se estuviera alejando de la Tierra para aumentar la seguridad y evitar la caída de fragmentos hacia la Tierra. Algunos científicos piensan que después de una explosión como esta los restos del asteroide seguirían flotando en la órbita habitual.

salvar_la_tierra_2

Sin embargo, los modelos muestran que la lluvia de meteoritos serían prácticamente imperceptible. “Los escombros se distribuirían a lo largo del curso de la órbita pero sólo cantidades insignificantes caería a la Tierra. En nuestra simulación, sólo un fragmento de 100.000 cayó a la Tierra”,explican.

La idea tiene sus críticos. Comentan que es demasiado prematuro asegurar que la simulación del superordenador se correspondiera con la realidad y que sería muy difícil con los medios actuales lograr la precisión necesaria para impactar en un asteroide de este tamaño a una distancia de seguridad. Por último, hay que resaltar que actualmente el uso de armas nucleares están prohibidas en el espacio y son las únicas con la potencia necesaria para este tipo de proyectos: salvar la Tierra de asteroides.

Fuente: Muy Computer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *